fbpx

Un viaje en moto que comenzó en Córdoba y terminó en Perú

Matías Villarruel alias “Cabeza” es fotógrafo y realizador audiovisual, pero sobre todo un apasionado de los viajes. Luego de viajar por varios destinos entre Brasil y Argentina, retratando sus paisajes y culturas, Cabeza decidió salir a una nueva aventura. Esta vez serían su moto, su casco Wilson y él, solos por las rutas desde Córdoba hasta Perú. Acá te contamos algunos detalles de esta experiencia única.

Cabeza es inconformista, pertenece a una generación que no tiene como objetivo la rutina de un trabajo estable, sino que sueña con la riqueza de vivir nuevas experiencias, conocer personas y realidades desconocidas. Y eso es lo que viene haciendo hace ya varios años, con su oficio y su cámara en mano, va captando la esencia delegares y contando sus percepciones.

Conocé cómo empezó todo: El cordobés que viaja en moto por Latinoamérica

Algunos contratiempos en el camino hicieron que vaya lento parando por varios pueblos de Tucumán y Salta.Tuvo que cambiar uno de los neumáticos de su Honda Nighthawk modelo 92, aún sin saber demasiado sacó adelante la moto y siguió. En un momento no tenía donde pasar la noche y tuvo que pedir permiso en una estación de servicio para dormir, le dijeron que podía quedarse en un cuarto trasero donde guardan el grupo electrógeno. Pero al otro día ya repuesto pudo seguir hasta Salta donde lo esperaban unos amigos dueños de un hostel, que lo hospedaron y atendieron. El viaje es así, lleno de sorpresas, un momento estás en situaciones complicadas y al otro lleno de alegría y comodidades.

El Paso de Jama es un paso fronterizo entre las repúblicas de Chile y Argentina, ubicado a 4200 metros sobre el nivel del mar. Ahí en la provincia de Jujuy para pasar a Chile, mucha gente se descompensa por el apunamiento, tanto que hay disponible en la misma aduana una enfermería. Por suerte, Cabeza no necesitó que lo atiendan, pero nos contó que a ese punto del viaje sintió una mezcla de emociones, entre melancolía y gran felicidad.

Y siguió por Chile bordeando océano Pacífico, sus playas y sus atardeceres. Wilson, su casco HJC CS-15, que resultó un óptimo compañero de viajes cumplió el sueño de ver el mar. Gracias a Wilson este aventurero protegió su cabeza y además sus ojos de los fuertes rayos UV del intenso sol del desierto. Acampando en lugares increíbles y experimentando las comidas autóctonas, avanzando poco a poco hasta que finalmente llegó al límite sur de Perú, aunque todavía falta su último objetivo: Lima. Le deseamos que llegue con salud a su destino mientras esperamos las siguientes novedades.

Seguí todos los detalles en sus redes sociales: @viaja_con_cabeza

Compartílo en tus redes sociales

Dejá un comentario 😀